Wrighwood, CA – Paseo de grupo de jóvenes Calvary Chapel Downey  
 
El intenso frío provoca que muchas personas se quejen, pero algunos estudios demuestran que trae grandes beneficios para la salud.

Tos, gripe, constipado, dolores musculares, de articulaciones… Sí, puede que el frío haga su aparición acompañado de muchos efectos secundarios nada buenos para tu salud (e incómodos), pero todos son compatibles. Si te abrigas y te refuerzas como toca, no tienes porqué sufrirlos. En cambio, sí que puedes acoger todos sus beneficios. ¡Que los hay!

El metabolismo se acelera y el cuerpo acepta y digiere mejor platos, digamos, contundentes. Y, además, quemas más calorías (no necesariamente grasas…) ya que cuando el termómetro baja, necesita quemar más para mantener su temperatura.

Las bajas temperaturas también traen beneficios a tu piel (si hablamos de nieve, tendrás que cuidarla, utilizar hidratante y protector solar). El frío favorece la microcirculación cutánea. ¿Cómo lo notarás? Mejora su tono, se oxigena y la textura se suaviza, la notarás más tersa. Mejoran también los problemas de varices y venitas.

Te recarga la energía. Mientras que en verano te sientes plof (y off) porque ese calor agobiante no te deja ni moverte, el frío te invita a disfrutar de un sinfín de planes y te anima a moverte (aunque solo sea para entrar en calor). Piénsalo, el calor, amodorra.

Se acabaron los mosquitos, las avispas y estos simpáticos insectos que te traen de cabeza en verano. Por ende, ¡también sus picaduras! El frío los ahuyenta, irán a buscar un lugar mejor.

 

Aunque muchos expertos defienden que en verano tenemos más relaciones sexuales, otros aseguran que el frío es la temporada por excelencia para intimar. Tardes en casa (mantita, peli y sofá) que reforzarán vuestra relación e, incluso, favorece las reuniones familiares. Te ayuda a socializar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada