Los poros abiertos son producidos por diferentes causas pero siempre podemos recurrir a los tratamientos naturales de belleza que resultan menos agresivos para nuestra piel.

 

Por lo tanto en esta ocasión te presentamos unos trucos caseros de belleza para cerrar los poros que te ayudarán a lucir muy bien.

Las causas de tener los poros abiertos de la piel pueden ser hereditarias, una alimentación poco equilibrada o exponernos al sol sin protección, pero  con estos trucos caseros de belleza podrás lucir una piel sin imperfecciones.

¡Aplícalos hoy!

Mascarilla natural con avena

Licúa una taza de avena hasta que quede bien molida. Mézclala con media taza de agua templada y mueve hasta que se forme una pasta más homogénea.

Aplícala en la cara y las zonas donde tengas puntos negros hasta que se seque. Después enjuaga con agua templada.

Bicarbonato

El bicarbonato de sodio también es bueno para cerrar poros de la piel. Mezcla un poco de este polvo blanco y agua tibia en cantidades proporcionadas.

Aplica la mezcla con suaves masajes en la zona afectada durante un minuto. Después enjuaga con agua fría.

Mascarilla de almendras

Licúa una taza de almendras hasta que se conviertan en un polvo muy fino. Añade un poco de agua hasta que obtengas una pasta.

Aplícala en el rostro y deja que actúe durante 30 minutos. Enjuaga con agua templada.

Suero de leche

Se utiliza para aclarar la piel, pero también es bueno para cerrar los poros abiertos.

Antes de irte a la cama, lávate la cara y aplica un poco de suero de leche con la ayuda de un algodón. Deja que actúe durante 30 minutos y enjuaga con agua fría.

Naranja y limón

Lava tu cara con agua templada o haz vaporizaciones de manzanilla durante cinco minutos para abrir un poco más los poros y hacer una limpieza profunda.

Exprime medio limón en un vaso para que quede sólo la pulpa y cáscara. Toma estas dos últimas y masajea tu cara realizando pequeños círculos.

Exprime media naranja y guarda la cáscara para usarla más adelante. Ahora mezcla el jugo de naranja y limón; humedece una gasa limpia con estos líquidos y aplica en la cara por unos minutos.  Enjuaga tu cara con agua templada.

Una vez hecha la limpieza cerrarás los poros usando la cáscara de la naranja que habías reservado.

Pero primero cuece la cáscara de la naranja, deja que enfríe y el agua resultante de la cocción la aplicarás en tu cara.

Compresas con hierbas

Para reducir la apariencia de los poros abiertos aplica infusiones de hierbas con una gasa o algodón en tu cara.

Las infusiones más efectivas para cerrar los poros son la de perejil, tomillo o bardana.

¡No olvides estos pasos!

Es recomendable realizar una exfoliación facial dos veces a la semana, para eliminar la suciedad y evitar la obstrucción de los poros.

Una vez a la semana date un baño de vapor que te ayude a acabar con las células muertas de la piel. Pon agua a calentar en una olla y cuando hierva, apagas el fuego y acerca tu cara, trata de tapar tu cabeza con una toalla.

Después de este proceso, lo mejor es aplicar una mascarilla natural, como la de arcilla, para absorber el exceso de grasa en la piel.

Al levantarte lo primero que debes hacer es lavarte la cara con agua templada y aplicar un limpiador facial casero como el siguiente:

Mezcla dos cucharadas de bicarbonato, una clara de huevo, media taza de agua y un cuarto de taza de leche.

Después, es aconsejable aplicar un gel de aloe vera para proteger la piel de las agresiones externas al mismo tiempo que la hidrata y suaviza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada