Comer en familia es una de las experiencias más comunes, pero en ocasiones no le damos importancia. La reunión familiar es fundamental para lograr unión y aprender valores. Te explicamos por qué la comida en familia es tan importante.

Hoy en día, la televisión y el internet han tomado un lugar muy importante en nuestras vidas. Tanto es así que están presentes en la mesa como si fuesen un comensal más. Lo peor de todo es que acaparan nuestra atención y no nos permiten disfrutar de los beneficios de comer en familia. ¿Cuáles son estas ventajas? Te lo contamos en la siguiente nota

La comida en familia ya no es lo que era

Quizás, la imagen típica de las publicidades -hace algunos años- era un matrimonio con sus hijos disfrutando de una comida o de una cena en la cocina. Si bien hoy sigue siendo la imagen que un producto quiere tener en su packaging, lo cierto es que no se conduce tanto con la realidad.

En la actualidad, los padres trabajan fuera de casa todo el día y cuando llegan no tienen tiempo ni ganas para preparar algún platillo elaborado. Además, en todos los ambientes de la casa hay televisión y los niños, desde pequeños, ya poseen tabletas y móviles.

Esto da como resultado una cena rápida y sin interacción entre los miembros de la familia. Lo mismo sucede en el desayuno: todos con prisa porque llegan tarde, oyendo las noticias o mirando cómo estará el tiempo esa jornada.

El almuerzo en familia ya prácticamente se ha perdido. Hoy los niños comen en la escuela y los padres en la oficina. Los fines de semana cada cual se levanta a una hora diferente y si por algún motivo coinciden los horarios y las actividades parece que no puede faltar la ‘estrella’ de la casa, es decir, esa caja que nos habla, pero no nos escucha.

Esas largas mesas que tanto enorgullecían a nuestros abuelos y les daban felicidad quedaron en el olvido. Ahora todo es automatizado; parecemos robots, estamos hipnotizados frente a una pantalla. No hablamos con nuestros padres y hermanos, no sabemos cómo ha estado su día, no les preguntamos cómo se sienten…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada