Con la llegada del sol y del calor, nada mejor que un sombrero  para lucir en sofisticada. 

El verano se acerca poco a poco, y los sombreros son uno de los accesorios  ‘must‘ de esta temporada. Modelos con diseños fashionistas y con estampados y texturas diversas son los protagonistas en las playas y las calles. Los sombreros son elegidos por grandes influencers de todo el mundo, que los suman como complementos de sus outfits para darles un ‘toque glam y chic’ a sus paseos en las playas de Venice Beach, partidos de tenis y polo y por las calles de Beverly Hills.

Hay sombreros que se han convertido en emblemas del cine o en icónicos complementos de moda de muchos personajes. ¿Quién no recuerda el sombrero de Harry Potter, Charlie Chaplin, Mary Poppins o Sherlock Holmes?

Los sombreros surgen como una necesidad y con una estricta función: protegerse del sol y de la lluvia, pero con el paso de los años se convierten en un complemento estético y siempre a la moda que, en ocasiones, es signo de distinción. Este accesorio ha venido ganando nuevamente espacio y será uno de los indispensables del armario para esta temporada. Los sombreros, queramos o no, son el accesorio final de cualquiera de nuestros atuendos sin importar la época en la que vivamos.

 

Alternando etapas de decadencia y de auge, de notoriedad y desuso, las pasarelas de alta costura siguen llamando la atención con espectaculares sombreros, tocados o boinas clave que, más tarde, se imitarán en las calles.

Es una pieza tan antigua que no existe una información exacta de cuándo fue creada ni de quién lo hizo. Los humanos por naturaleza han ido adornando su pelo con distintos complementos. Egipcios, griegos y romanos ya utilizaron, desde gorros puntiagudos, velos y coronas, hasta tocados y pelucas para lucir en cualquier ocasión.

El primer registro que se tiene acerca de sombreros de copa y alas es del siglo V y eran utilizados por los cazadores y viajeros griegos para cubrirse.

Es durante el Renacimiento, en el siglo XVI, cuando los sombreros adquieren un absoluto esplendor ya que siguen tendencias de años anteriores pero, a su vez, adquieren una complejidad espectacular.

Este complemento era utilizado tanto por hombres como mujeres para diferenciar su estatus social y dejar claro a qué clase pertenecían.

Todos los sombreros eran ciento por ciento elaborados a mano, hasta que con la revolución de las máquinas de coser, estas pamelas tan sofisticadas se convirtieron en un complemento de producción masiva y, por lo tanto, más accesible para todos. Con adornos o sin ellos, con alas o sin ellas, los sombreros son y serán la guinda del pastel a nuestros conjuntos.

Un consejo útil: ATREVETE!! explora y visita las tiendas y pruebate uno o dos y sal de zona de confort para darle un nuevo estilo a tu guardaropa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada