¿Alguna vez abriste tu armario y no sabías qué ponerte? No importa si tu closet está por estallar, muchas veces tenemos esa idea porque no sabemos cómo podemos armar un look nuevo y fresco todos los días. ¿No sería hermoso tener una fórmula que nos diga siempre qué ponernos? Ahorraríamos mucho tiempo y siempre nos veríamos bien.

Claro, una solución es contratar a un personal shopper, un profesional que se dedique a elegir las prendas que vayan mejor con nosotros, pero no todas tenemos el presupuesto para eso. Sin embargo, hay un nuevo concepto que tiene como propósito que siempre tengamos qué ponernos y lo mejor de todo es que no cuesta nada, de hecho te puede ayudar a ahorrar dinero.

Pocas prendas, muchos usos

El «armario efectivo» consiste en tener una poca cantidad de ropa que podamos alternar y así crear looks nuevos aunque estemos repitiendo las mismas prendas. Se puede lograr sin demasiado esfuerzo y no es para nada sacrificado, solo necesitas elegir tu ropa con cuidado y armar un plan para cada temporada.

El concepto fue creado por Susie Faux en los años 70 y puesto de moda hoy por Caroline Rector, autora del blog de moda, Unfancy. Ella se dio cuenta de que, como tantas otras, compraba más ropa de la que necesitaba, pero nunca tenía nada que ponerse. Así fue como decidió reducir todo su armario a 37 prendas que alterna cada día, eso incluye pantalones, abrigo y hasta zapatos.

Si estás con un presupuesto ajustado, si quieres ahorrar dinero o simplemente no tienes espacio en tu clóset, puedes hacer un armario cápsula y tener siempre qué usar.

¿Cómo empezar?

Puede haber cosas que no usas porque ya están muy viejas o porque las compraste por impulso y ahora te arrepientes. Sea cual sea la razón, tu armario tiene cosas que están para hacer bulto, y antes de tener un armario cápsula el primer paso es limpiar.

Para Faux deshacerse de las cosas que no usamos es una «experiencia liberadora» por razones de espacio y también psicológicas. Su truco es dividir las prendas en tres niveles:

  1. La ropa que amamos y que nos hace sentir bellas.
  2. La ropa que no usamos muy seguido.
  3. La ropa que NUNCA usas.

Las del tercer grupo se van directamente a la bolsa de donaciones, la primera de nuevo al armario y ella recomienda que antes de decidir qué hacer con las del segundo grupo te pruebes cada una de las piezas para ver cómo te sientes con respecto a ella.

Una vez que tu armario ha sido reducido a las prendas que usas todos los días, entonces podemos empezar a planear el armario cápsula siguiendo estos sencillos tips:

Establece una paleta

Una vez que ya tienes una colección reducida de prendas, explica Faux, puedes usar los colores predominantes y neutrales para guiarte y agregar más cosas a tu cápsula. De esa forma siempre vas a poder combinar todos los objetos en tu armario.

Ella no recomienda utilizar colores muy fuertes, salvo para los accesorios, ya que son más difíciles de combinar y pueden pasar rápidamente de moda. Si amas usar colores y quieres armar un armario con pocos elementos siempre puedes utilizarlos en los zapatos o abrigos.

Haz una lista de lo que necesitas

Anota en un papel la cantidad de prendas que tienes y de qué tipo. Después de eso puedes ir viendo cómo los puedes alternar para hacer atuendos completamente nuevos.

Si no sabes cómo hacer eso, siempre puedes buscar ayuda en Pinterest, allí las fanáticas de esta técnica hacen diagramas e infografías de cómo puedes sacar decenas de looks usando solo unas pocas prendas.

Invierte en calidad, no en cantidad

Al construir un armario cápsula vas a ahorrar un dinero que puedes invertir en prendas de mayor calidad y que duren mucho más que una compra en una tienda de moda rápida. «Hacer esto te hará ver y sentir llena de confianza y exitosa porque la calidad se notará y porque tú sabrás que el look funciona de verdad», dijo Faux.

¿Qué prendas necesito?

El armario cápsula perfecto tiene como protagonista a una chaqueta, según Faux esa es la pieza más importante y en la que no deberías escatimar. Por otra parte, los elementos que necesitas son los indispensables que usamos todos los días:

  • Faldas
  • Pantalones (casuales y formales)
  • Blusas
  • Un suéter
  • Zapatos (de nuevo, casuales y formales)
  • Calza
  • Abrigo
  • Un vestido
  • Una cartera
  • Un cinturón
  • Joyería
  • Un par de guantes
  • Un atuendo para la noche

 Menos es más

Este concepto volvió a popularizarse gracias a que el minimalismo se está poniendo de moda entre los jóvenes del mundo. Una de las razones por las que Rector adoptó el armario cápsula como forma de vida fue porque realizaba compras emocionales para sentirse mejor, pero eso tenía el efecto contrario y es un síntoma muy común en nuestra sociedad.

En la actualidad, por los precios tan bajos y la gran variedad de opciones, comprar ropa ya no es un gasto necesario para, valga la redundancia, estar vestidos, sino que es casi un hobby. ¿Estamos aburridos? Vamos a la tienda a comprar algo de la nueva colección, ¿estamos tristes? Comprar ropa para sentirnos mejor es tan común que los norteamericanos tienen un término propio: Terapia de compras.

Pero la realidad es que tener más cosas no nos hace necesariamente más felices y una vez que se va la euforia por tener una cosa nueva volvemos al mismo estado. Así que los armarios cápsula son formas de liberarte de esa idea y, a la vez, ahorrar dinero sin sacrificar el estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada