Vida y Estilo

20120918-114501.jpg

La mayoría de las mujeres estamos pendientes de qué comemos, cómo lo comemos, qué dejamos de comer; en fin siempre estamos buscando algo que nos ayude bien sea a mantenernos en un peso ideal o a adelgazar.

Aquí encontramos algunos trucos a la hora de comer y cocinar, que te pueden ayudar a quitarte esas libritas de más.

Conoce las carnes: muchas personas prefieren almorzar sándwiches en el trabajo ya que es más fácil y se pierde menos tiempo a la hora de cocinar y de comer. Lo más sano que puedes ponerle a un sandwich en cuanto a carne se refiere, es jamón de pavo o pollo, después roast beef, jamón y por último las carnes tipo salami que son completamente procesadas.

Haz sándwiches más verdes: en vez de ponerle mayonesa al sándwich, ponle aguacate; es mucho más saludable y contiene grasas buenas que ayudan a bajar el colesterol, además existen estudios que dicen que el aguacate puede ayudar a prevenir el cáncer de boca.

Usa el aceite bueno: aunque el aceite de oliva diga que es light, es mucho mejor usar aquel que diga “extra virgin”, ya que éste contiene más antioxidantes que son buenos para combatir el cáncer.

Siempre pide té frío: acostúmbrate a este hábito saludable. Cuando los meseros te pregunten qué quieres tomar, pide té frío sin azúcar. Es mucho más saludable, tiene menos calorías y más antioxidantes, los cuales ayudan al cuerpo a combatir el cáncer y hasta evitar arrugas.

Acostúmbrate a las mitades: siempre que tengas la opción, llena la mitad de tu plato con vegetales, de esta forma la otra mitad vas a tener que compartirla entre las proteínas y los carbohidratos.

No tienes que abstenerte de comer dulce: no es necesario que evites comer dulce en todo momento, sólo que no lo comas siempre y tampoco en grandes cantidades.

Los nutricionistas siempre recomiendan que cuando quieras chocolate, optes por el chocolate oscuro, es más saludable, baja el colesterol, te sacia más rápido y te quita el antojo.

Lava los granos: si los granos son naturales no hace falta, pero si por el contrario son enlatados, es recomendable que los laves antes de comerlos para evitar consumir más sodio del necesario.

Cambia la carne por lentejas: si quieres comer lasagña, pero siempre te da remordimiento después, puedes cambiar la carne molida por lentejas rojas, éstas están llenas de proteínas, pero además son bajas en grasas y altas en fibra.

Con información de: www.womenshealthmag.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada