Cine

Hay películas buenas. Hay películas menos buenas, y también las hay malas. Luego están las otras: esas que parecen no caerle bien a nadie, o al menos que se ganan una legión de detractores incondicionales, dispuestos a cualquier cosa para afirmar que ese filme es pésimo. Esto puede ser porque nos decepcionaron tras despertar grandes expectativas, porque remarcaron un título, etc  pero  en este caso vamos a defender la secuela de Fifty Shades of Grey (2015)  que en este mismo momento seguramente ya ha sido destrozada por 50.000 críticos.

Varios medios de EE UU llegan a prever que el filme será derrotado por Batman: La Lego Película en el primer fin de semana en que ambas películas coinciden en las salas. El nuevo filme, dirigido por James Foley, cuenta en su reparto con Marcia Gay Harden, Rita Ora o Luke Grimes, Kim Basinger (que dará vida a una misteriosa mujer a la que Grey conoció cuando era joven); Bella Heathcote (que será una de las ex sometidas del mismo) y Eric Johnson (que será el jefe de Steele en la editorial).

El romance entre Grey (un multimillonario y peculiar empresario) y Steele (tímida pero a la postre arrojada estudiante recién graduada) tiene una segunda oportunidad en este episodio de su historia de amor. En el anterior filme ambos comenzaban una relación que pronto se convirtió en un peligroso juego de dominación sexual.

La fecha elegida para el estreno, muy próxima a San Valentín, recuerda a la del estreno de 50 sombras de Grey, el primer capítulo de la trilogía, que llegó a los cines el pasado año y que recaudó más de 560 millones de dólares (521 millones de euros) en todo el mundo. La historia, creada por Erika Leonard Mitchell —más conocida por el pseudónimo E.L. James— ha sido superventas a escala mundial desde su publicación.

Dakota Johnson ha subrayado que este filme es «una exploración más detallada sobre la relación entre Ana y Christian, en la que se enamoran más uno del otro, donde hay muchos nuevos personajes, más tensión y peligro».

Así que ha aquí te dejamos 5 simples razones para echarle un vistazo a esta cinta, con amigas, con tu pareja y divertirte este fin de semana 😉

 

1. Más ágil. Empezando porque la primera duraba dos horas y pico, y esta no llega a las dos horas. El nuevo director, James Foley, es mucho menos pretencioso que su antecesora Samantha Taylor-Johnson, y va directo al grano: Anastasia y Christian se reconcilian porque la pasan de lo mejor.

2. El sexo siempre atrae. Sí, la secuela también es un poco irreal. La protagonista es bastante pasiva. No hay penes, no hay vaginas, y de manera totalmente absurda, Anastasia se levanta por la mañana con el calzón puesto. Tampoco hay tal cosa como unas sombras más oscuras. Sin embargo, hay que entender la importancia que tiene esta saga en su contexto cultural. Igual la gente va a hablar de la escena del ascensor, de las bolitas, del aceite de coco, del aparatito que sirve para mantener las piernas abiertas, las nalgadas, de Christian haciendo gimnasia. En otras palabras, mas gráfica y despierta la imaginación.

3. Conoceremos a Elena. En Fifty Shades Darker actúa Kim Basinger como la Sra. Robinson, quien introdujo a Grey en oscuros juegos eróticos.

4. La aparición del nuevo jefe de Anastasia. Este personaje saca lo más oscuro de Cristian Grey, no debes esperar a ver su reacción.

5. Una exnovia de Grey. En esta historia aparece una problemática exnovia de Christian, que tiene algunos problemas psiquiátricos, atormenta a la pareja durante la cinrta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada