Familia

¿Es nuestra privacidad o la de ellos?

En conversación con un psicólogo sobre la adopción, me explicó que el límite de contar la historia de nuestros hijos no era tan visible por los padres. Sin embargo, debíamos saber que no era NUESTRA historia, sino la de ellos. Y quizá, ellos no querían que esa historia se sepa.

Si bien son temas que no tienen relación directa, me pareció correcto plasmarlo en este artículo. ¿Por qué? Porque las madres y los padres hacemos cosas con nuestros hijos que luego pueden llegar a repercutir en SU vida, y al fin y al cabo es suya, no nuestra. Somos parte de su vida, pero no lo somos todo.

De chicos, ellos no tienen la capacidad para decidir qué quieren compartir con los demás y qué no. Sin embargo, muchas de las cosas que como padres damos a conocer luego pueden repercutir en su futuro.

 

La cosa se magnifica mucho más cuando eso que contamos o mostramos no solo lo hacemos con nuestro alrededor, sino que lo publicamos en Internet. ¿Qué pasa ahí? He visto fotos de madres que suben a sus hijos desnudos, mostrando lo grande y adorables que están. Pero, ¿acaso pensamos en los hackers que hay por allí? ¿En la pedofilia?

Internet es un gran amigo, pero es también un arma de doble filo. Parece pequeño, pero es taaan gigantesco Internet que ni sabemos lo que pasa por allí. Y en ese mundo gigante, nuestros hijos, sus fotos, sus historias están listos para ser leídos y vistos. Y por qué no, volverse virales.

Ricardo Siri Liniers, un gran artista, publicó esta fotografía. Si bien es un tanto exagerada e irónica, creo que demuestra lo que es realmente la sociedad en la que estamos. Por ejemplo, recuerdo cuando Lionel Messi, jugador de la Selección Argentina, decidió dejar de jugar para su país. La noticia se volvió viral, y muchas madres decidieron mostrar a sus hijos llorando en la web. Maestras escribieron cartas explicando por qué eso no era un ejemplo para sus niños. Pero, un video me quedó grabado: un niño llorando a mares, sufriendo por la despedida de ese gran jugador, y hasta incluso saliéndole burbujas de su nariz. ¿Qué pasará cuando crezca? ¿Sus amigos lo identificarán?

Dudo que una madre llame “inútil” a su hijo, o al menos quiero creer que eso no sucede. Quiero creer que ninguna madre utiliza a su hijo para que se vuelva viral, y en el caso de que no. se enoje con él. Es tan solo una representación irónica de la sociedad en la que vivimos. Pero… no estamos tan lejos de llegar a ser eso.

¿Cuál es el límite? Esa es mi pregunta, ¡quiero saber lo que piensas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada