FamiliaHogarVida y Estilo

a la ruru bebe a la ruru ya,  duérmete mi niño, duérmete ya… 

¿Cansada de inventar canciones para que tu pequeño cierre los ojos? Sí, lo sé, porque yo pasé por lo mismo. Un alma caritativa me pasó estos trucos para que mi bebé duerma mejor y por más tiempo y, como me ayudaron tanto, tenía que compartirlos contigo. ¿Los vemos?

#1 Establece un horario para ir a la cama y ajústate a él SIEMPRE

Seguro te contaron lo importante que es que tu pequeño tenga una rutina de sueño establecida; recuerda que si se pasa de cansancio, será imposible dormirlo.

Los expertos dicen que el mejor horario es entre las 7 y 8 de la noche. Ajusta su rutina a la tuya para que puedan compartir momentos juntos después del trabajo.

#2 Evita el contacto visual con él

¿Sabías que el contacto visual con la mamá es de las cosas más estimulantes para un bebé? Así que imagínate, si estás mirándolo y él a ti, nunca lograrás que se duerma.

Guía tu mirada hacia la cama y no hagas nada que lo estimule a otra cosa que no sea dormir.

#3 Estimula el sueño con aromas

Si tu bebé ya tiene más de 6 meses, puedes colocar unas gotas de aceite de lavanda en una parte de la sábana o en un pedacito de tela bajo la almohada.

Los aceites esenciales y la lavanda son conocidos por sus efectos relajantes, ¡aprovéchalos!

#4 Ayúdalo a relajarse con unas caricias

Cuando sea la hora de dormir y lo lleves a su cuna, trata de pasar tu mano lentamente por su estómago, sus brazos y su cabeza para que se sienta cómodo y se tranquilice.

Con unas caricias relajantes obtendrás resultados que ni tú te los vas a creer, ya verás.

#5 Cuida la temperatura del dormitorio

Los pediatras recomiendan mantener la temperatura del dormitorio del bebé en más o menos 20 grados centígrados. Verás que dormirá como un angelito.

#6 Si es recién nacido, imita la comodidad de tu vientre

Como estaba acostumbrado a estar arrolladito en la comodidad de tu vientre, una buena técnica para hacer dormir a tu bebé recién nacido es hacer un burrito de bebé. Sí, como acabas de leer. Toma una manta y envuélvelo, se sentirá como si aún estuviera dentro tuyo muy protegido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada