Cocina

Toma-Leche-LogoCreada por el Chef Daniel Villanueva de Balisage Bistro en Palm Springs, CA

Rinde 4 porciones

Ingredientes:

1 chile rojo Anaheim, por porción

3 cucharadas de aceite de ajo asado

2 cebolletas pequeñas, corte juliana

1/8 taza de chiles en vinagre frescos

1/4 taza de lentejas verdes francesas

1/4 taza de leche

3/4 taza de agua purificada

Sal de mar y pimienta molida al gusto

1/4 taza de orégano griego fresco

1/8 taza de pasas doradas deshidratadas

2 cucharadas de queso feta para cubrir

Salsa:

1 taza de leche

Sal y pimienta molida al gusto

2 cucharadas de orégano griego fresco

1/4 taza de queso feta

Pizca de paprika española

Preparación:

Precalienta el sartén para la salsa por 2 minutos. Añade el aceite de ajo asado junto a las cebolletas y los chiles en vinagre, y sazona ligeramente hasta que queden casi caramelizadas. Después, añade las lentejas francesas, la leche y el agua junto con una pizca de sal de mar, una pizca de pimienta molida y el orégano griego. Cocina las lentejas tapadas por aproximadamente 30 a 40 minutos a fuego medio- bajo, hasta que estén suaves en el centro. Ajusta la sal y pimienta según sea necesario.

Lava los chiles Anaheim, ponlos en una parrilla al carbón o a fuego directo hasta que el chile obtenga una apariencia asada. Deja que se enfríe. Una vez que se ha enfriado, córtalo con tijeras por la parte de arriba y desvénalo sacándole las semillas con una cuchara pequeña. Los chiles estarán menos picosos sin las semillas y las venas, le dará al platillo un sabor balanceado. Una vez que la mezcla de lentejas se ha enfriado y los chiles están limpios y listos, agrega las pasas doradas y comienza a rellenar los chiles con la mezcla. Una vez rellenados, esparce queso feta por encima y ponlo a cocer en el horno pre calentado a 375 grados por unos 10 a 15 minutos. Los hornos convencionales tienden a calentarse a unos 25 a 50 grados más que los hornos caseros.

Mientras los chiles se encuentran en el horno, precalienta un sartén pequeño por 1 minuto para la salsa. Cuida de no sobrecalentar el sartén; si el sartén está muy caliente va a escaldar la leche. Vierte la leche en el sartén y revuelve suavemente con una pizca de sal, pimienta molida, orégano y queso feta. Reduce el fuego y deja que la leche y el queso feta se incorporen poco a poco por aproximadamente unos 10 a 15 minutos. Una vez que la salsa está lista, distribúyela en el tazón pequeño o en un plato plano y coloca el chile justo encima. Decora con más orégano fresco y una pizca de paprika española ahumada antes de servir acompañado de un vaso de leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada