DestacadosVida y Estilo

Los pequeños del hogar son observadores de una gran cantidad de mensajes publicitarios para adquirir juguetes, videojuegos, dulces, pastelillos y tecnología. Atrae su atención todo aquello que tenga colores llamativos y los personajes de sus caricaturas o películas favoritas.

Sabemos que como padres de familia debemos inculcar a nuestros hijos los mejores hábitos para que se conviertan en consumidores responsables en el futuro. Sin embargo, no es tarea fácil lograrlo, ya que en muchas ocasiones los niños suelen ser exigentes a la hora de desear algo, por lo que hay que poner límites. Para facilitar este esfuerzo, hoy presentamos 5 consejos al respecto.

1.- Elegir saludablemente.

Unas cuantas golosinas de vez en cuando no está mal, pero es importante hacerles saber a los pequeños que alimentarse adecuadamente es bueno para la salud. La mejor forma de enseñar esto es con el ejemplo, cuando los pequeños observan buenos hábitos en casa, ellos los repiten como algo positivo.

2.- Consumir aquello que ayuda a los demás.

Los niños deben de saber que algunos productos están realizados por personas que ponen su máximo esfuerzo, como lo son los artesanos. Por ello, hay que motivarlos a elegir artículos que ayudan a los demás, en especial, los que provienen de personas que difícilmente pueden encontrar otras fuentes de trabajo.

3.- Cuidar al planeta.

Ser un consumidor responsable es elegir aquellos productos o servicios que cuidan del medio ambiente. Los pequeños del hogar tienen que saber que en cada compra que realizan se debe estar en equilibrio con el planeta. Para ello, hay que ayudarlos a

investigar sobre las empresas que fabrican los productos que desean, así ellos adoptarán el hábito de informarse, comparar y elegir sabiamente.

4.- Ahorrar

Aprender el valor el dinero es muy importante, en cada centavo que se ahorra se enseña a procurar los recursos económicos y administrarse mejor. La gratificación que los niños obtienen al adquirir algo que les ha costado ahorrar es mayor en comparación a algo que se les obsequio en el momento que lo solicitaron.

Además, el enseñar a ahorrar también puede ser utilizado para promover acciones a favor de nuestra naturaleza, por ejemplo, cada vez que cuidamos de la luz eléctrica o el agua ahorramos dinero y somos parte de un planeta más saludable.

5.- Responsabilidad.

Enseñar a ser consumidores responsables implica tener confianza en los pequeños. Asignarles una cantidad periódica de dinero, mejor conocido como “domingo”, ayuda a los niños a utilizar adecuadamente estos recursos, pero hay que recordarles que antes de cada compra tienen la obligación de informarse, comparar precios, calidad y su impacto con el medio ambiente.

No olvidemos que el ejemplo es la mejor herramienta para el aprendizaje, si tus hijos te observan siendo parte de estas acciones ellos también se unirán. Si conoces más consejos, ¡compártelos con nosotros!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentarios de la entrada