Vida y Estilo

 Corta la rutina, despeja, permite reflexionar, trae calma en medio del caos y haz que, como empleados, nos sintamos valorados en nuestro propio tiempo. Desde el punto de vista del jefe, también aumenta la productividad.

La mayoría de las veces y para muchos trabajadores la hora del almuerzo no parece una cuestión demasiado importante. Si como empleados llegamos a poder tener un almuerzo, ya nos sentimos agradecidos aunque sea sólo por poder escapar un poco del estrés, la rutina de trabajo. Se suele almorzar en el escritorio, de parados o comer comida chatarra. En ningún momento se repara en darle importancia al momento del almuerzo. Lo cierto es que es un momento muy importante que puede tener un impacto nada despreciable en la productividad de la empresa y las relaciones humanas.

Los almuerzos hacen que los trabajadores se sientan valorados
Una investigación relevó que los trabajadores que tienen el tiempo suficiente y las condiciones necesarias para tomarse un buen recreo para almorzar tienen mucha menos probabilidad de dejar su empleo en los próximos seis meses. De acuerdo al mismo estudio, el almuerzo es más importante para las mujeres que para los hombres. El estudio sostiene que una posible razón de esta diferencia es que las mujeres suelen sentirse menos apreciadas y valoradas en el trabajo que los hombres y por eso sufren más la imposibilidad de tomarse un descanso. Al mismo tiempo, los almuerzos mejoran las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo lo cual fomenta la cooperación y la solidaridad entre los empleados.

Comer afuera es bueno para los negocios
La creatividad mejora cuando las personas se alejan de los lugares de trabajo por un tiempo para desconectarse de la rutina, según una investigación. Además, la efectividad del descanso mejora cuanto más estresante sea la labor o más horas se hayan trabajado. Este tipo de descansos sirven para mejorar la energía y la productividad porque permiten descansar la mente cerca de la mitad del día de trabajo y eso nos prepara para enfrentar el resto del día. Es recomendable al menos salir a comer algunos días fuera de la oficina para poder refrescar las ideas.

Trabajar de corrido no es eficiente Si bien es contraintuitivo, trabajar de corrido no asegura que salgamos antes de la oficina o que terminemos el trabajo antes de tiempo. Evitar tomarse descansos disminuye la productividad, la atención y la calidad del trabajo por el agobio. Por lo general se suele perder el mismo o más tiempo puliendo detalles y haciendo correcciones a errores que no habrían ocurrido si estuviésemos trabajo con toda nuestra atención y energía.

Concentrarse en el momento
Ya casi nunca «sólo comemos», porque es casi considerado perder el tiempo. Pero sentarse en silencio mientras se almuerza se puede consideradar un minuto de reflexión y calma que puede ayudar en muchos ámbitos. La gente suele creer que hacer multitasking  los hace más eficientes, pero según el investigador de Stanford, Clifford Nass, las personas que suelen hacer multitasking son peores filtrando información irrelevante y cambiando rápidamente de tareas, que aquellos que no lo hacen, además de ser menos productivos». Por eso, comer en silencio y concentrarse solamente en eso, puede ayudarte a ser más eficiente en otras tareas.

 Obtenido por www.mercado.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada