El y EllaFamiliaMomento Espiritual

¿Quieres experimentar plena felicidad en tu matrimonio y tener un pedacito de cielo en tu hogar? Aplica estos sencillos consejos y lo vivirás.

El cielo, algunos podemos considerarlo como la máxima plenitud, donde no existen problemas, enfermedad, guerra ni nada malo; todo es perfecto. Aunque la realidad es otra, acá en la tierra podemos tener un pedacito de cielo en nuestro hogar. Aunque no sea perfecto, puede acercarse a serlo si aplicas estos sencillos pero valiosos consejos, considerándolos como prioridades en tu matrimonio.

.Lista de prioridades en el matrimonio

1. Dios Primero

La Biblia registra en Mateo 22:34 que el primer y gran mandamiento es amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente. Una manera de cumplir con este mandato es colocando a Dios como centro de nuestras vidas. Es por eso que entre nuestras prioridades debe encontrarse Dios.

Orar en pareja

La pareja que ora unida siempre se mantendrá unida. Cada quien debe tener su relación con Dios por separado, pero es de suma importancia orar juntos como pareja; dar gracias a Dios por su matrimonio y presentarle sus deseos, problemas, necesidades, inquietudes. Esto puedes hacerlo una vez por semana o según sea tu necesidad.

Leer las Escrituras juntos

Leer la palabra de Dios es parte de la relación con Dios. Es bueno que al menos también una vez por semana lean juntos la biblia y compartan ese momento de revelación junto a Dios. ¡Dos ven mejor que uno!

Prepararse para la adversidad

Asistir a talleres de matrimonios y todo lo que sea útil para el fortalecimiento de la relación. No esperes a que se avecinen los problemas, ¡prevenir siempre será mucho más fácil que reparar!

Amor verdadero más allá de la adversidad (te advierto este vídeo te hará llorar)

2. En la pareja

Así como existen cosas prioritarias que debes hacer para estar bien con Dios, hay muchas otras que no puedes descuidar para alcanzar la dicha de un matrimonio feliz, semejante al cielo en la tierra. Aquí algunas ideas:

Nunca acostarse sin darse las buenas noches, ni levantarse sin darse los buenas días (un beso, abrazo, caricia, palabras de afirmación, etcétera).

Hacerse una llamada telefónica al menos una vez al día.

Decirse palabras de afirmación durante el día, hacer sentir a tu cónyuge como la persona más importante de tu vida.

Es necesario e importante sacar un tiempo de calidad diario para contarse el uno al otro su día, sus inquietudes, triunfos, derrotas. Así sea al final de la noche pero tener un pequeño tiempo a solas para conversar y escucharse es vital.

Reafirmar el amor con algún detalle especial al menos una vez por semana (tarjetas, flores, dulces, ropa, etcétera).

Atender las necesidades de tu cónyuge sean físicas, emocionales, laborales, del hogar, etc.

Planificar cada cierto tiempo una salida a solas, lejos de casa, donde puedan conectarse y tener mucha más intimidad.

Nunca desaprobar a tu pareja en público.

No irse a la cama con algún problema de pareja sin resolver. ¡No dejar que el sol se ponga sobre nuestro enojo!

Perdonar cuando es preciso y no traer al presente algún error del pasado.

Hablar de sexo. Hablar sobre lo que les gusta en la intimidad. Lo que esperan de sus relaciones como pareja y buscar ayuda si es necesario.

Darse demostraciones de afecto cuando estén en público (sin caer en la exageración pero haciendo que tu cónyuge no se sienta desplazado).

Todo esto debe volverse un hábito en tu diario vivir y puedes añadir a esta lista las cosas que sean importantes para ustedes, como personas y como pareja. La dicha del amor eterno puede disfrutarse en la tierra, todo depende de cuánto empeño pongamos para alcanzarla.

Shaysiu García

Familias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada