DestacadosSaludVida y Estilo

Tomarnos las cosas a pecho nos lastima más de lo que creemos y llega un momento en el que nos volvemos el centro de atracción, no precisamente por algún logro o por ser la persona del año, sino porque consciente o inconscientemente tomamos los comentarios tan personales que nos quejamos hasta porque la mosca está volando.

Tomarte personal un comentario y engancharte con él no te lleva a nada positivo, al contrario, te desgasta física y emocionalmente. Mucho tiene que ver con la autoestima, con la manera en que te ves, te respetas, te valoras y te amas.

Muchas veces reaccionamos sin darnos cuenta del porqué. Y precisamente ahí está el desafío: auto-observarnos para detectar qué nos detona, por qué sentimos que todo el mundo está en contra de nosotras y cómo culpamos a los demás de lo que nos pasa y nuestros resultados.

Cada una elige el estilo de vida que quiere; lo importante tener consciencia de que elegimos lo que nos hace felices, lo que nos permite realizarnos y el camino correcto para realizar nuestros sueños.

En lo personal aprendí que si me tomaba a pecho las cosas, la única persona que salía perdiendo era yo, pues en un abrir y cerrar de ojos había hecho una historia que ni siquiera era real, por lo que decidí desde hace mucho tiempo cambiar de actitud, de estilo de vida y tomar las cosas a la ligera.

Quizá se escucha muy fácil y se preguntarán o cuestionarán cómo lo logré.

no te tomes nada personal

Eso me ha dado excelentes resultados y aunque a veces debo duplicar la dosis, es algo que funciona porque FUNCIONA.

Aquí te comparto algunos #tips que te servirán para no tomar las cosas a pecho:

Otorga el beneficio de la duda. Tener el hábito de tomar las cosas personalmente significa que asumes que alguien está de cierta forma agrediéndote cuando la realidad podría ser que sólo esta bromeando o está pasando por un mal día.

Reenfoca tu atención. Cuando tomas las cosas personalmente, cambias tu atención de lo que alguien dijo o hizo a como te «sientes». A menos que dejes ese punto y sigas adelante, lo más probable es que vuelvas a meditar sobre ese sentimiento negativo y amplificarlo.

Recuérdate a ti mismo que no necesitas la aprobación de nadie mas. Si eres especialmente sensible a la forma en que la gente te trata, o a menudo reaccionas en exceso, puede ser que tengas un detector de rechazo muy sensible.

Habla con esa persona. Deja que la persona sepa como te estás sintiendo. Pudiera ser que no se da cuenta de cuan hiriente o agresivo está siendo contigo y cómo te está afectando.

Deja de tomarte los cumplidos personalmente, también. Si basas tu auto-valor en cuán a menudo la gente te hace cumplidos, entonces les estás permitiendo a otros decidir como te sientes acerca de ti mismo. Si alguien te hace un cumplido, no es más personal que un insulto directo. No pongas tu autoestima en manos de otros. Si alguien te hace un cumplido, eso no te hace una mejor persona, los hace a «ellos» una mejor persona porque están tomándose el tiempo para dar apoyo y alentar a alguien más. Tu valor sigue estando inalterado, porque es algo que viene de dentro de ti.

Recuerda que nadie puede decidir por ti, así que la única responsable eres tú. Es momento de tomar acción, cambiar de actitud y valorar todo lo que tienes, enfócate en ti y no en los demás, tienes todo por delante y en tus manos está hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada