DestacadosEl y EllaSalud

autoestima-personal La apariencia física, las habilidades que poseemos, cómo actuamos socialmente… son sólo algunos de los factores que influyen en la imagen que tenemos de nosotros mismos, y que a su vez proyectamos a los demás. En muchas ocasiones no la cuidamos todo lo que deberíamos y, según los expertos, esto afectaría a nuestra calidad de vida y a las relaciones sociales. Para que no caer en rutinas nocivas que hunden cada día nuestra autoestima, procura dejar a un lado los siguientes hábitos:

Descalificarse: “No valgo para esto, nada se me da bien, soy una torpe…” ¿Te suenan? Repetir estos mantras cada día en tu mente te hará sentir inútil y hará que no puedas cumplir lo que te propones porque te crees incapaz. Valora tu lista de habilidades de forma positiva, no te exijas tanto a ti misma y date tiempo para aprender. En cuanto encuentres tus fortalezas y las valores como merecen, podrás conseguir todo lo que te propongas.

Compararse con otros: Dicen que las comparaciones son odiosas, y hasta cierto punto es verdad. Si lo haces a menudo, procura que sea con un enfoque positivo centrándote en aquello que sirva para motivarte y ser mejor, no para destruirte. El hábito de compararnos sólo para resaltar nuestros defectos, complejos e inseguridades es la forma más rápida de demoler nuestra autoestima.

autoestima (1)Exigirse demasiado: Ponerse metas excesivamente altas (bien porque es lo que nos han enseñado nuestra familia, o bien porque somos ambiciosos) conduce a la frustración. Procura hacer menos caso de lo que dicen los demás, y ponte metas realistas que puedas conseguir poco a poco. Te hará ganar confianza y te motivarás para seguir intentando cumplir tus metas.

“Todo me pasa a mí“: Hacerte la víctima y autocompadecerte no te llevará a ningún sitio. Todo el mundo tiene problemas familiares, económicos o de pareja, y no por ello se victimiza. Afrontar los problemas de una forma enérgica y positiva reafirmará la imagen que tienes de ti misma.

Mentalidad negativa: “Seguro que todo sale mal”, “verás como no lo consigo” y otras frases que pronunciamos de forma cotidiana, pueden hacernos más daño del que pensamos. Borra esa inseguridad de tu mente y verás como te ves capacitada para enfrentar cualquier circunstancia que venga.

¡Atrae el positivismo! 😉

con información de Cosmopolitanhispano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada