DestacadosFamilia

shopingDejar que tu hijo e hija elija qué ropa vestir es una de las decisiones más importantes para la vida de ellos. Puede que como madre te parezca increíble que algo tan simple como la ropa pueda tener una repercusión tan importante en la vida de tus hijos. Descubre por qué es bueno dejar que tus hijos elijan su ropa.

  •  Desarrolla su propio estilo

Un pre-adolescente al que siempre le eligen la ropa, no podrá desarrollar su estilo ni tampoco su personalidad de la forma más sana; en cambio, si dejas que elija qué quiere ponerse, su desarrollo emocional se verá beneficiado. Al elegir su ropa podrá variar de estilos cada día o cada semana, hasta que finalmente encontrará aquel con el que mejor se siente.

Tal vez tú piensas que la ropa que elige es fea o de mal gusto porque es algo que tú no te pondrías o porque a su edad tú usabas otras cosas. Seamos honestas, los tiempos cambian y tal vez tu no estés tan actualizada en cuanto a lo que se usa.

  •  Define su carácter

Cada uno de tus hijos es único y especial; aunque sean gemelos, cada uno es diferente entre sí. Cuando vas de compras y le das la libertad de escoger cuál ropa desea vestir, también le estás dando la oportunidad ser independiente y reafirmar su carácter, dos aspectos que estimulan su mayor autoestima. Te aseguro que tu hijo se sentirá más cómodo y feliz si sabe que fue él quien eligió su ropa.

  •  Aprende el valor del dinero

shoping 2

Además de que reafirmas su carácter, independencia y estilo propio, los adolescentes pueden comenzar a adentrarse en el mundo de las finanzas a través de la ropa. Enséñale a tu hijo el valor del dinero y de las cosas que trae puestas, le ayudará a ser una persona más organizado y responsable, evitando así gastar en accesorios que solo terminaran guardados en el fondo del ropero.

  •  Tú ahorras tiempo

Seguramente te ha pasado que le das vuelta a toda la tienda midiéndole a tu hijo un cambio de ropa, y otro más, y al final van a otra tienda porque tú no quedaste satisfecha con los modelos que se probó. Pues bien, si dejas que tu hijo elija qué ropa ponerse, te ahorras bastante tiempo en las tiendas, ya que él sabrá escoger más rápidamente que es lo quiere llevarse.

  •  Aprendes a respetar sus gustos

Puedes darle algunos consejos a tu hijo sobre qué ropa se le ve mejor o qué colores le van según su tipo de piel, pero no le impongas un modo de vestir. Por ejemplo, si eres una madre que usa las blusas una talla más grande para disimular alguna parte del cuerpo, no obligues a tu hija a que siga la misma regla; si ella quiere comprarse la talla correcta y se siente cómoda con ella, ¡déjala! No le digas cosas como «eso te queda apretado». Tú lo sentirías apretado, pero ella no. No hay razón para que a las dos les guste la misma forma de vestir.


Es probable que las primeras veces tu hijo no elija los colores adecuados o no se fije en esos detalles que solo te fijas tú, pero con el tiempo comenzará a desarrollar un gusto y estilo propio a la hora de vestirse. Deja que decida qué ropa usar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada