DestacadosSalud

DepresionLa depresión es una de las enfermedades más comunes en las personas y, aunque rara vez se manifiestan más allá del estrés cotidiano, hay que estar muy atentos de no caer en ciertos hábitos que incrementan la enfermedad, sobre todo porque podemos somatizarla de otras formas en nuestro cuerpo.

La sensación de sentirse triste, decaído emocionalmente, y perder interés en las cosas que antes disfrutaba es lo que se llama depresión. Se debe saber que la depresión es una enfermedad como puede ser la diabetes o la artritis, y no es solo un «bajon».

El sedentarismo sería la primera costumbre a atacar. El ejercicio es una herramienta importante a la hora de garantizar nuestro bienestar físico y mental. Si no tenemos la suficiente actividad física, somos más propensos a sufrir de depresión.  Por eso, con tan solo cuarenta minutos diarios será más que suficiente para que el cerebro produzca la serotonina y dopamina necesaria.

Por otro lado, mantener una mala alimentación también será indicio de padecer una personalidad depresiva. Es importante la ingesta de ácidos grasos omega 3, mariscos y pescados de agua fría, así como también suplementos, para generar un tejido sano.

Dormir mal o poco también generará la situación ideal para este escenario. Hay que intentar descansar entre siete u ocho horas de sueño, que combinado con una rutina de ejercicios, mantendrán nuestra mente despejada y mucho más relajados a la hora de afrontar distintas situaciones.

Por último, el aislamiento, el evitar a los amigos y a la familia, sea por la razón que sea, nos harán más propensos. En cambio, sería bueno plantearnos una red social fuerte de conocidos y personas a las cuales frecuentar. Eso hará que la química del cerebro funcione mejor. Además, nos ayudará a desterrar los pensamientos negativos de nuestra vida y a aprender a ver lo bueno en cada cosa mala, para redireccionar nuestra forma de apreciar las cosas hacia lo beneficioso de cualquier  situación.

Cuando se está deprimido lo importante es no sucumbir a ella.  Salir de la depresión implica una combinación de fe, psicoterapia, medicación y amor familiar o social. La depresión necesita tratamiento y la buena noticia es que hay muchos y muy buenos psicólogos. Busca ayuda.


En lo personal, el aspecto espiritual de la vida es uno que muchos dejan a un lado, pero que sin embargo es el más valioso. En el aspecto espiritual se encuentra paz inclusive en medio de las dificultades y problemas de la vida. El centro del aspecto espiritual es el amor hacia Dios y hacia los demás, y una relación con Dios es el vínculo más importante para tener ese balance en nuestras vidas.

Aclaración: En este articulo no intentamos someter a nadie a una religión o creer en Dios. Existen otras alternativas como la meditación, musicoterapia, yoga, etc. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada