La piña es una fruta rica en vitamina C, potasio y magnesio. Es decir, contiene básicamente todo lo que los doctores recomiendan que consumas a lo largo de tu vida.

Sin embargo, su característica más llamativa pasa porque durante su digestión, son más las calorías que se queman que las que aporta. Por tal motivo, suele ser uno de los alimentos preferidos en las dietas para adelgazar.

En esta  nota te dejamos la rutina de tres días para intentar bajar esas libritas de más de la siguiente manera:

Primer día: consume una piña a lo largo de la jornada y mézclalo con muchos vasos de agua durante el día.

Segundo día: además de la ingesta de la piña y del agua, consume dos latas de atún para obtener las proteínas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

Tercer día: consume una piña durante toda la jornada, aunado a muchos vasos de agua. Recomendable que sean, por lo menos, dos litros.

Advertencias sobre la dieta a base de piña

No ha sido comprobado científicamente que la fruta sea, realmente, una quemadora de calorías. Su fórmula solo cuenta con la aprobación de los dietistas que la han recomendado. Por otro lado,  existe una alta probabilidad de que el peso perdido durante la dieta se vuelva a adquirir luego de haberla finalizado.

Adicional a eso, la fuerte acidez de la piña puede causar llagas en la boca y en la lengua. Incluso, las grandes concentraciones de mercurio del atún pueden generar migrañas.

Por esta y otras consideraciones, podrías optar por mejorar tu alimentación: incluir una dieta que vaya conforme a lo que tu cuerpo necesita, además de introducir en tu rutina una serie de ejercicios que compensen el sedentarismo que también genera riesgos para la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *