DestacadosFamiliaModaSaludVida y Estilo
ios
Cada vez más las personas se vuelven dependientes a estos aparatos, lo que evita que se concentren en otras cosas, sufran de estrés y tengan problemas de sueño es decir que estos dispositivos de comunicación afectan al mundo entero.
 

¿Eres de las que chequeas tu teléfono aún cuando estás ocupada en otras cosas?  Sigue estos simples consejos para que los celulares no dominen tu vida.

Conversa ahora, textea después: la idea es simple, por cortesía de las pantallas mágicas que cargamos en nuestros bolsillos o carteras, podemos hacer casi cualquier cosa en línea, en cualquier momento, a cualquier hora. Así que lo hacemos, sin poner límites que protejan nuestro tiempo de esparcimiento y placer como cenas o sueño, vacaciones o momentos íntimos. Nos llenamos de los entretenimientos y obligaciones digitales, pero se nos olvida disfrutar lo que está enfrente de nosotros,

Tómate un día libre del teléfono: cada dispositivo tiene un botón para apagarlo. Sin embargo, somos peculiarmente renuentes a utilizarlo.

Este mal habito tiene hasta su propia sigla: MAPA, pues viene de “miedo a perderse algo” y es la versión moderna de un temor que tradicionalmente ha acompañado al humano social, el miedo a ser excluido. ¿Cómo podemos resistirnos a las continuas dosis de dopamina que nos dan esos “me gusta” en las redes sociales o el ver que alguien comento algo en nuestro status algo nuestro?

Una vez que decidimos mantener el teléfono encendido y metido cómodamente en el bolsillo o cartera, caemos en lo automático. Los hábitos son las acciones que se nos ha metido debajo de la piel y llegan a ser parte de nosotros. Por lo tanto, rompe la rutina y haz que sus hábitos vuelvan a ser más visibles. Quizás la mejor manera es dejar el teléfono en la mesa de noche todo el día, o ponerlo en “modo avión” y disfrutar de unas horas felices desconectado.

mal habito celulares
Cada vez más jóvenes y adultos medios se la pasan pegados a los teléfonos inteligentes que les permiten “tuitear”, “wasapear” , “FaceBoock” “You Tube “y prestar atención a los amigos, sin prestar atención a nada más. Siendo los IOS, Y Smartphones los mas adictivos.
 

¡Ni los codos ni los teléfonos sobre la mesa!: estudios recientes indican que el sólo dejar el teléfono a la vista durante una cena genera fuertes sentimientos negativos en quienes le rodean. Así que es quizás más beneficioso de lo que piensas dejar a la tecnología de lado.

Mira antes de disparar: somos gente que toma muchas fotos con sus teléfonos. Eso está bien. Sin embargo, tenemos que reconocer que vivir la vida a través de un lente puede arruinar precisamente lo que queremos capturar. Queremos fotografiar o tomar video a cuanta cosa se nos pase por en frente, en vez de disfrutar el momento. Como la cineasta Sofia Coppola dijo a principios de este año, “se llega a sentir como si vivir no contara a menos de que quede documentando”.

Deja dormir al teléfono: con la cabeza sobre la almohada, es tentador para mirar el teléfono por última vez. Sin embargo, prepárate para que tu sueño sea interrumpido. ¿Por qué? Las pantallas de los dispositivos electrónicos emiten luz azul, que su cerebro asocia con la luz del día. La exposición hace estragos con el reloj de su cuerpo, mientras que la estimulación (tuit, email o texto más) hace lo mismo con tu ya sobrecargada capacidad de atención.

malos habitos
Actualmente, en los jóvenes el celular se ha convertido en una adicción, y buscando más de este tema se encontró que cuatro de cada diez jóvenes son adictos al móvil y lo que más llama la atención, es que habla que los síntomas de la adicción son el descuido de obligaciones o actividades importantes y la interrupción de algunas relaciones. Lo mas alarmante es que de cada 10 familias mínimo en 8 de ellas hay un miembro que es adicto al celular.

 

 

información obtenida por bbcmundo.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada