El y EllaVida y Estilo

Muchas veces los hombres desaparecen y las mujeres nunca se enteran por qué, sin embargo, hay momentos donde toda la culpa de que dejen  a una mujer  o de que los hombres actúen diferente, es de las mujeres mismas. He aquí algunas de esas razones por las cuales ellos dejan a las mujeres.

Falta de admiración: cuando los hombres no se sienten admirados por las mujeres, su autoestima se ve afectada, por lo tanto, su hombría también. Al sentir que por más que se esfuercen en hacer feliz a alguien, ésta no va a serlo, prefieren dejarla que seguir así.

 
Monotonía: la rutina puede llegar a ser algo completamente frustrante, es por eso que las personas están constantemente buscando cosas, nuevas, actividades que los hagan sentir bien y de las cuales no se cansen. Con las relaciones pasa lo mismo, en el momento en que se cae en la monotonía, las cosas dejan de ser tan interesantes y se pueden volver fastidiosas, por eso hay que tener siempre buena actitud, estar dispuestas a probar cosas nuevas y variar los comportamientos de siempre.

 
Aburrimiento: es prácticamente el siguiente paso después de la monotonía, y una vez que la relación se vuelve aburrida, es casi imposible que no vaya a terminarse. Entre las parejas debe existir dinamismo para que las cosas funcionen mejor.

 
No respetar su tiempo libre: las parejas tienen que tener siempre individualidad, hacer cosas por separado, y respetar el tiempo libre de la otra persona. Muchas veces los hombres necesitan más de esto que las mujeres, es por esto que las mujeres no pueden convertirse en locas, celosas, que no dejan que ellos estén con sus amigos y pierdan su libertad.

 
Desinterés: los hombres por ser menos complicados que las mujeres, se alejan en el momento que no sienten que la persona está interesada en ellos. Hay que consentirlos, verle a los ojos, escucharlos y tenerlos siempre en cuenta.

 
Celos enfermizos: los celos casi siempre son parte de la relación, a veces son inevitables, pero cuando dejan de ser celos casuales y se convierten en algo enfermizo, como revisar el celular cada cinco minutos, dudar de todo lo que nos dicen, estar a la defensiva, etc, se vuelve agotador para ambos.

 
Poco sexo: una de las mejores formas de unirse como pareja, es la intimidad sexual, esto no quiere decir que hay que tener sexo todos los días a toda hora, pero sí que es demasiado importante hacerlo y no buscar excusas para evitarlo.

 
Imponer creencias: muchas veces se piensa que las parejas deben pensar y actuar como nosotros, pero la realidad es que eso no está para nada bien, cada persona tiene su esencia y no hay que tratar de cambiarlos.

 
No se aceptan cambios de roles: algunos hombres no aceptan que su mujer sea más exitosa que ellos, ni que aporten más dinero a la casa.

 

Informacion btenida por: www.glamour.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada