La naturaleza nos brinda aquel alimento que necesitamos para mantenernos sanos, por ellos es importante utilizarlos y aprovechar todos sus beneficios, tal es el caso de la Chía.

A las semillas de chía también se le conoce con el nombre de Salvia Hipanica. Esta es una semilla de origen americano, mas precisamente de la zona de México, Guatemala, y America Central que posee múltiples propiedades medicinales y para adelgazar.

> Sus Ventajas :

• La Chía es la mayor fuente vegetal de ácidos grasos Omega-3.

• Contienen antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra.

• Aportan proteínas muy importantes para personas vegetarianas.

• La semilla de Chía no contiene gluten.

• Se pueden consumir solas o incorporadas a otros alimentos.

• Es un producto de origen vegetal.

• No tienen sabor ni olor.

• Aporta energía a quien las consume.

• Ayudan a controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial.

• Facilitan la digestión, mejoran el transito intestinal y tienen efecto saciante.

• Ayudan a controlar el apetito.

• Colaboran en el mantenimiento de una buena salud cardiovascular.

• Ayudan a mejorar la salud del sistema nervioso e inmunológico.

• Favorecen el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos.

• Mejoran la actividad cerebral y ayudan en problemas emocionales.

• Ayudan a controlar los niveles de azúcar. Aporta beneficios para diabéticos.

• Tienen un bajo contenido en sodio.

• Pueden consumirlas personas de todas las edades.

> Cómo consumirlas:

Para consumir las semillas de Chía, se colocan entre dos y cuatro cucharadas de semillas en un vaso con agua, zumo u otra bebida.

Se remueven con una cucharilla para que entren en contacto con el líquido y se dejan entre 15 y 20 minutos.

Debido a la fibra soluble que contiene la semilla y debido también a su capacidad de absorción de líquido, se formará un gel que se tomará junto con las semillas transcurrido el tiempo de espera. Al mezclarlas con agua, y dejarlas entre 15 o 20 minutos, el vaso parecerá que no contiene semillas con agua, sino una gelatina casi sólida.

Esta reacción que genera el gel se debe a la fibra soluble presente en la Chía.
La semilla de Chía también se puede consumir con leche, leches vegetales, yogurt, ensaladas, frutas, salsas, sopas, cremas, verduras, etc.

También se puede incorporar, tanto entera como molida, a panes, galletas, barritas energéticas o repostería. No tienen sabor ni olor.

Para aprovechar al máximo sus nutrientes es mejor consumirla molida. Se puede tomar a cualquier hora del día, mejor antes de las comidas. Se recomienda un consumo entre 10 y 25 gramos de semillas de Chía al día.

Las investigaciones recientes confirman las propiedades saludables de las semillas de Chía. Destacan por su alto contenido en aceites saludables, pero es también una fuente de otros nutrientes de gran importancia para la salud como antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra.

Podemos decir que las semillas de esta planta son un superalimento, es decir, un alimento completo. Por eso, hoy en día, estas semillas son consumidas como complemento alimenticio en todo el mundo.

• 700% más Omega-3 que el salmón del atlántico

• 100% más fibra que cualquier cereal en hojas

• 800% más fósforo que la leche completa

• 500% más calcio asimilable que la leche

• 1400% más magnesio que el brócoli

• 100% más potasio que los plátanos

• 200% más hierro que la espinaca

• 300% más selenio que el lino

• Tiene un efecto saciante

• Posee más antioxidantes que los arándanos

• Aporta todos los aminoácidos esenciales

• Es el vegetal con más alto contenido en Omega-3

La semilla de Chía es una fantástica fuente de fibra dietética soluble e insoluble. Contiene aproximadamente 30 gramos de fibra por cada 100 gramos.

el nivel de
La fibra pasa a través del sistema digestivo y ofrece muchos beneficios a la salud intestinal, favoreciendo la regulación del tránsito intestinal y el desarrollo de bacterias beneficiosas.

Las dietas ricas en fibra pueden ayudar a controlar la obesidad, ya que aportan menos calorías en el mismo volumen del alimento; además, este tipo de dietas facilitan la ingestión de menor cantidad de alimentos debido a que prolongan el tiempo de masticación y por su volumen, ayudan a producir más rápidamente la sensación de llenura; también, las dietas ricas en fibra atrapan parte de los azúcares y las grasas ingeridas, frenando su absorción, lo que disminuye el aporte final de energía.

Así que ya tienes otra alternativa para estar sana(o) y en forma!

No olvides comer saludable y tener actividad física para fomentar la energía en tu cuerpo

20120802-231830.jpg

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada