El Machismo

Una persona no es más machista que otra, pues el machismo no es cuantificable: lo es o no lo es.  Ahora bien, unas  personas  lo manifiestan en más ocasiones que otras.  El machismo se define como la actitud de prepotencia, dominio y poder de los varones respecto de las mujeres, pero no  necesariamente lo asumen solo los hombres, el machismo lo expresan por igual hombres y mujeres.

Así es, hay mujeres machistas.  Los expertos lo llaman  «el machismo «femenino» que encierra razones sociales, culturales y psicológicas. La mujer machista es aquella que tiende a sacrificar su individualidad, su identidad, sus creencias, su trabajo, amigos y, a veces, hasta su salud cuando está en pareja.

Según  especialistas en terapia familiar, a través de varios estudios han demostrado que esta clase de mujeres se comporta de la misma manera con cualquier tipo de hombre: los que se interesan genuinamente por ella, los distantes e indiferentes o los maltratadores o abusivos. Tiende a colgarse emocionalmente de sus parejas. Su propia inseguridad hace que él termine por perderle el respeto y se distancie de ella.

 Aquí aparece el primer error: la mujer dependiente cree que su forma de actuar, sentir y pensar apunta a consolidar la pareja, pero tarde o temprano lo más posible es que la relación se pierda o se deteriore. Esto ocurre no sólo por el hombre; la conducta machista genera sometimiento y rabia al mismo tiempo en la mujer. El resultado es un conflicto interior que incita a complacer y a pasar facturas, a veces en un ciclo interminable de dolor y confusión, aseguran los expertos. 

Pero, ¿qué lleva a una persona a sacrificar sNo al machismou propia identidad, someterse más allá de lo necesario o abandonar sus propios intereses cuando está en una relación de pareja? Los expertos dicen que una mujer puede ser machista independientemente de su edad y su nivel socio-cultural. El machismo fluye tanto en las adolescentes como en las más maduras de todas las escalas sociales. Aun las mujeres económicamente independientes y las aparentemente fuertes, cuando llega el momento de formar pareja, le otorgan el poder al varón. Repiten el mismo modelo materno del que quisieron diferenciarse.

Contradicción? ¿Pura incoherencia? Las influencias culturales y psicológicas varían en cada caso en particular. Pero algunos errores se mantienen: las niñas son cuidadas para ser dependientes. A ellas se les fomenta la necesidad de ser protegidas. A los niños, en cambio, se los prepara para ser fuertes. He ahí donde parte darle mas poder a un hombre olvidando enseñarles a los ninos no importando su genero que se debe respetar a todo ser humano.

Que solo sucedía en la era de piedra? aquí las características de un hombre machista en nuestros tiempos:

Colaborador

  • El «MACHISMO» viene procediendo desde la educación intrafamiliar que se les da a los niños y la educación de valores.
  • Los hombres machistas no quieren mover ni un solo dedo en casa.
  • Creen que las mujeres solo deben de estar en sus casas.
  • Creen que las mujeres no deben de andar a altas horas de la noche en fiestas.
  • Creen que solo las mujeres deben de cuidar a los hijos.
  • Para ellos lavar, planchar, cocinar, limpiar, y todos los que haceres de la casa solo son para las mujeres.
  • Creen que las mujeres no estudian carreras y muchos menos trabajan después de tener hijos y casarse.
  • Creen que las mujeres no determinan si quieren tener sexo o no, el hombre siempre dispone aunque la mujer no quiera.
 Mujert Frustrada
Pero que hacer para erradicar esta actitud que dia con dia sigue acabando con miles de vidas?  La solución mas certera sin duda es promover la igualdad entre los sexos en nuestra familia, esta es una forma de evitar el machismo, y al mismo tiempo una manera de estimular a la gente en nuestro entorno al desarrollo de la inteligencia emocional.
En casa:
Es importante que los padres promuevan el desarrollo de destrezas físicas, mentales y emocionales en sus hijos e hijas sin distinción. Esto es una manera de superar los estereotipos que afirman que los hombres son más racionales y hábiles para algunas cosas y las mujeres más sensibles y hábiles para otras, que de paso obstaculizan el desarrollo integral y pleno de los niños y niñas.
– En las labores cotidianas del hogar en las que los niños y las niñas participan, es importante no hacer una diferenciación, es decir, por ejemplo, que la niña lave los platos y el niño ayude al papá a hacer un arreglo. Debe promoverse que niños de ambos sexos experimenten y aprendan a disfrutar roles que tradicionalmente se han asignado solo a uno de ellos.
Es recomendable conversar y reflexionar sobre el tema del machismo con ellos y ellas. Existen muchos indicadores de violencia que están en relación con el mismo y que podrían utilizarse para analizar sus consecuencias negativas: la violencia intrafamiliar contra mujeres, niños y niñas, la agresión verbal hacia las mujeres en la calle y los chistes que descalifican a mujeres y personas homosexuales, por ejemplo.Familias FELICES

 Sin duda, el consejo más importante es que se educa mejor con el ejemplo, así que un primer paso es que los padres y madres reflexionen sobre sus roles al interior de la familia y realicen los cambios que sean necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada