20120523-011259.jpg

Humor Picante…

Una monjita se sube a un taxi en medio de la noche en la ciudad de Nueva York. El taxista durante todo el camino se le queda mirando por el espejo retrovisor.

La monjita se da cuenta y le pregunta:

– Hijo mío, ¿Qué es lo que miras?
– Perdon madre, me da mucha pena decírselo, yo no quisiera ofenderla.
– Pero hijo mío, en mi vida yo he visto muchas cosas y no creo que puedas decirme algo que me pueda ofender.

– Bueno, yo toda mi vida he tenido la fantasia de que una monja me la mame, o sea me haga sexo oral.

La monja se queda pensando un momento y dice:
– Pues no lo sé, en primer lugar tendrás que ser católico y después tendrás que ser soltero.

El taxista se emociona y muy contento dice:
– Sí, ¡¡yo soy católico y soy soltero!!
– Bueno pues, párate en aquel callejón.
El taxista se mete al callejón donde la monja le cumple su deseo.

Después de terminado el acto, regresan a la ruta. Y mientras van por el camino la monja se da cuenta que el taxista empieza a llorar y le pregunta:
– Hijo mío, ¿Qué te pasa?, ¿Por qué lloras?
– Perdoneme madre, ¡he pecado!, yo soy judío y estoy casado.
– No te preocupes, yo me llamo Arturo y voy a una fiesta de Halloween.

Jajajaja =

20120523-011306.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada